Sistémicos


Tratamientos Sistémicos


Vitaminas y minerales

Existen cientos de vitaminas y minerales involucrados en la producción de queratina para el cabello y la falta de estos elementos puede ocasionar caída de cabello. Además, la biotina, el pantenol (derivado de la vitamina B5), la vitamina D, el zinc, el selenio y el hierro son los de mayor conocimiento público; pero existen muchos otros que tienen igual participación en el proceso.

Es importante reconocer cuando uno de estos elementos es el causante de la caída por lo que el reemplazo de las mismas, debe revertir el proceso de caída.

Moduladores hormonales

Uno de los factores más comunes que provocan la caída del cabello son las alteraciones hormonales.

En hombres, la calvicie es frecuente si hay hipersensibilidad a la testosterona (aunque sus niveles en sangre sean normales); en mujeres existen varias hormonas que afectan diferentes partes del ciclo (estrógeno, progesterona, prolactina, hormonas tiroideas, entre otras).

Con el correcto diagnóstico, se pueden equilibrar las hormonas para optimizar la producción de cabello. Este “equilibrio” se hace en conjunto con su endocrinólogo para evitar efectos aditivos.

Dieta

Existen dos formas de ver la importancia en la dieta para la salud capilar. La primera: una gran disminución de peso de manera súbita puede ocasionar pérdida de cabello abundante, por lo que si se desea bajar de peso, las dietas deben estar asesoradas por profesionales de la nutrición. La segunda: una dieta equilibrada en proteínas y aminoácidos puede favorecer y mejorar la salud del cabello y ser útil para una mejor acción y rendimiento del tratamiento que se le ha indicado.

Una buena alimentación por sí sola nunca será suficiente para resolver los problemas capilares, pero es seguro que la mala alimentación puede empeorar la situación del cabello, privándolo de los nutrientes adecuados que le permiten estar brillante, fuerte y saludable.

En la dieta se debe incluir alimentos ricos en vitamina A, vitamina B6 y B12, vitamina C, zinc, ácido fólico, entre otros.